Obituario FICTICIO de Arturo Pérez-Reverte

Las aventuras del capitán Alatriste se quedaron huérfanas de su creador esta mañana tras la muerte de Arturo Pérez-Reverte, a los 65 años. El escritor y periodista español falleció de un infarto en su casa de Madrid. Nacido el 25 de noviembre de 1951 en Cartagena (Murcia), empezó su carrera como periodista, después de ser Licenciado en Periodismo, en el desaparecido periódico Pueblo como reportero de guerra, durante algo más de dos décadas (de 1973 a 1994). En 1985, y tras la desaparición del periódico, se unió como corresponsal a la televisión pública española. Su desvinculación con la cadena pública surgió a raíz de su novela Territorio Comanche que era una especie de autobiografía ya que los protagonistas de la novela eran dos periodistas de TVE que cubrían las Guerras Yugoslavas. A lo largo de esas dos décadas, Arturo Pérez-Reverte cubrió conflictos en países como Chipre, Líbano, Nicaragua, las Malvinas, Croacia, Bosnia o Eritrea.

Una vez retirado del periodismo se dedicó a su segunda pasión, la escritura. Aunque ya había escrito algunas novelas, como la ya mencionada Territorio Comanche, El club Dumas o El húsar, su primera novela, no será hasta la publicación de El Capitán Alatriste que conocerá el éxito y será propulsado como uno de los mejores autores. En total escribió siete libros sobre Las aventuras del capitán Alatriste, el último de ellos en 2011. El escritor tenía previsto ampliar esas aventuras con dos obras más que nunca verán luz. Aparte de las aventuras del capitán Alatriste, también escribió 20 otras obras literarias, la última de ellas este mismo año: Falcó. Aunque quizás el punto álgido de su carrera, fue la integración en la Real Academia Española en 2003, ocupando la silla T.

Arturo Pérez-Reverte será recordado como una persona que no tenía pelos en la lengua y no tenía miedo en decir lo que pensaba. La última de sus polémicas, fue hace escasos meses con otro miembro de la Real Academia, Francisco Rico. La discusión surgió alrededor del lenguaje inclusivo, y tanto Pérez-Reverte, a través de la revista Semanal XL, donde colaboraba semanalmente con una columna, y Rico a través de su columna en El País. Es un día triste para la literatura española y también para Don Diego Alatriste y Tenorio que no volverá a enfundar la espada.

Este es un obituario ficticio realizado como práctica para la asignatura de Periodismo Especializado en Ciencia y Cultura.