Cuando los cookies son malos para tu vida privada

Comparte este artículo en...

Aunque la noticia en sí es de la semana pasada, el revuelo se montó estos últimos días, culminando con una votación unánime de todos los partidos políticos. ¿De qué estoy hablando? Pues de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales.

Para simplificar las cosas, esta ley permitirá a los partidos recopilar datos de las personas en las páginas webs para luego poder enviarles publicidad política. Si esto te suena familiar, será porque aún te acuerdas de la polémica de Cambridge Analytica.

Parece increíble que con el RGPD (reglamento general de protección de datos) puesto en marcha por la UE hace unos meses, pueda ocurrir semejante cosa. Cualquier web que es visitada por alguna persona en un país de la UE tiene que informarte del uso que hacen de los cookies (rastreadores que permiten recopilar información tuya muy variada), a quién se lo dan, y pedir tu aprobación para ello o facilitarte la posibilidad de negar ese uso.

Todas las páginas webs que visitas suelen tener algo similar.

Personalmente, lo que me cabrea de toda esta historia (he dejado algunos enlaces para los que quieran leer más sobre el tema) no es tanto la posibilidad de que los partidos políticos puedan usar nuestros datos en toda legalidad sino el hecho de que fue necesario la publicación de una noticia por parte de eldiario.es para que algunos políticos de Unidos Podemos se dieran cuenta de la metedura de pata. Como si daba a entender que no sabían realmente qué estaban aprobando todos (sí, todos) los partidos políticos del espectro nacional. O podríamos ser aún más retorcidos y pensar que al haber estado pillados in fraganti han preferido dar marcha atrás.

Hemos llegado hasta el punto en el que las pocas leyes que son aprobadas por unanimidad son las que favorecen a los partidos políticos y perjudican gravemente la privacidad de los ciudadanos. Mientras que los presupuestos generales son un rompecabezas imposible de resolver.

Una situación que algunos de nuestros vecinos europeos prohíben su uso, como es el caso de Italia (desde 2014), o lo limitan como en Francia (dónde es necesario el consentimiento) o Reino Unido. Para más información sobre estos tres países puedes leer el primer enlace al final del artículo.

No te sorprendas si dentro de poco recibes algún Whatsapp o correo electrónico de un partido político enviándote propaganda política. Como si no fuera suficiente el gasto innecesario de correos enviados con las papeletas del partido para “facilitarte” en tu votación.

Esto es debido a que la ley permitirá a los partidos políticos elaborar bases de datos que detallen el perfil ideológico de los ciudadanos con información extraída de páginas web y redes sociales, así como enviarles propaganda electoral por medios electrónicos (SMS, WhatsApp, correo electrónico o mensajes privados a través de las redes sociales) sin su consentimiento previo.

“Aprobada la ley que permitirá a los partidos hacer spam electoral y propaganda personalizada en Internet con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos” por David Sarabia y Carlos del Castillo en eldiario.es

Para más (y mejor) información, os sugiero leer las siguientes noticias/publicaciones:

Comparte este artículo en...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.