[Cine] Chappie

Crítica de la película Chappie del director Neill Blomkamp

Sinopsis

En un futuro cercano, la ciudad de Johannesburgo está vigilada por robots policías (SCOUTS) que acompañan a los policías, disminuyendo drásticamente el nivel del crimen y protegiendo a la policía del fuego enemigo. Cuando unos de esos SCOUTS vuelve inoperativo y a punto de ser destruido, Deon (el creador de dichos robots) lo salva para realizar una experimentación y crear el primer robot capaz de pensar y tener sentimientos por su cuenta: Chappie. Aunque las cosas no pasarán según lo deseado para Deon.

Ficha técnica

Fecha de estreno: 13 de marzo 2015
Duración: 120 minutos
Presupuesto: 49 millones $
Director: Neill Blomkamp
Reparto: Sharlto Copley (Chappie), Dev Patel (Deon Wilson), Hugh Jackman (Vincent Moore), Sigourney Weaver (Michelle Bradley), Jose Pablo Cantillo (Amerika), Ninja (Ninja) y Yo-Landi Vi$$er (Yolandi)

Crítica de la película Chappie del director Neill Blomkamp

Una historia, ¿dónde?

La película empieza como una especie de documental, con reportajes de varios medios de comunicación sobre la empresa Tetravaal, creadora de los SCOUTS, para dar una impresión de realidad a la película. Y luego vemos en acción a esos robots policía que son más que eficaces, y asistimos a la “muerte” del SCOUT 22 que será Chappie. Y si el argumento real de la película es Chappie, ese robot capaz de pensar por si mismo, la manera que nos lleva hacia ello el director no es la más eficaz y un poco extraña. Porque el principio es bastante aburrido y casi innecesario, y tan solo nos sirve para comprender porque Deon roba partes del SCOUT para realizar su mayor proyecto. Sin contar el hecho de que apenas sabemos cuales son las intenciones de Vincent, el supuesto malo de la película, aparte de la envidia. Sin hablar del rol poco importante que tiene Michelle Bradley (interpretada por Sigourney Weaver), que parecía casi prescindible. Es una lástima que no se haya pulido mejor la historia de la película, y se haya centrado únicamente sobre el núcleo central que es Chappie. Porque al fin y al cabo, el interés verdadero es ese robot que va aprendiendo poco a poco, al igual que un humano cuando nace, y es capaz de realizar todo lo que desea si lo quiere. Abriendo la puerta a posibles debates sobre los problemas que podría haber con una inteligencia artificial tan desarrollada y sobre la reacción humana ante lo que considera una gran amenaza para su supervivencia. No entraré en los detalles del final de la película, para no estropearos la sorpresa, pero al igual que el principio me parece algo tirado de los pelos y podría haberse acabado de otra manera, menos simplista.

Es más que una simple máquina

Historia aparte, el ver el crecimiento de Chappie es lo que hace que la película sea entretenida y graciosa. Su entorno no es de lo mejor para que crezca con el mayor potencial, sobre todo con un “padre” criminal, que piensa como un criminal. Pero el robot encontrará en sus mejores aliados en Yolandi, su “mamá” y Deon, su creador, que ven en él algo más que una simple máquina que ayude a cometer crímenes. El proceso que lleva a Chappie desde sus primeros pasos en el mundo hasta lo que se convierte al final de la película no se hace sin algunos baches, pero es lo que nos permite encariñarnos de esa máquina capaz de actuar y pensar por sí mismo e incluso comprender conceptos humanos como la vida y la muerte.

Crítica de la película Chappie del director Neill Blomkamp

Aparte de eso, queriéndolo o no, la película nos hace pensar sobre lo que podría ocurrir si aquello fuese la realidad, y quizás es por ello que el principio de la película parece ser un documental. Sobre todo comparando los diferentes puntos de vista entre los protagonistas, teniendo de un lado a Ninja que quiere transformarlo en una arma criminal para poder lucrarse, mientras que de el otro lado tenemos a Yolandi, con un instinto maternal a pesar de que Chappie es un androide, y Deon, que lo ve como un ser capaz de realizar lo que desea. Las intenciones de los protagonistas chocarán entre ellos y, las tensiones que crean, repercutirán sobre la “educación” de Chappie. Pero lo más interesante es ver como al final, que lo quieran o no, se encariñan de ese robot y dejan de tratarlo como tal sino como uno más de entre ello.

Die Antwoord

Otro de los aspectos positivos de la película es su banda sonora, compuesta en su mayoría por canciones del grupo de electro rap-grave Die Antwoord, que son nada más y nada menos que Ninja y Yolandi, dos de los protagonistas de la película. Unas canciones que se adaptaron bien al tono futurista de la película y de sus protagonistas. Una colaboración que se debe a que tanto Ninja como Yolandi son fans de Neill Blomkamp. Y a pesar de no ser actores, su inclusión no parece forzosa y sirve bien al argumento de la película con ese aspecto de gangster que tiene Ninja y que intenta inculcar a Chappie. Mientras que el resto de la música estuvo a cargo de Hans Zimmer (El Rey León, Piratas del Caribe, Interstellar), uno de los compositores más conocidos en Hollywood y de los más talentosos. La única queja que tuve con ello era que en momentos la música estaba tan fuerte que apenas oías los protagonistas hablar, aunque quizás esto se deba a la sala de cine.

Crítica de la película Chappie del director Neill Blomkamp

Conclusión

Chappie no es una película perfecta, un poco a la imagen de su protagonista central. Con una historia algo pobre y mal desarrollada, pero quedarán satisfecho gracias a ese robot que aprende poco a poco a actuar como un ser vivo. En un entorno poco adecuado para su aprendizaje pero que creará situaciones cómicas y emotivas con las que uno le cogerá cierto cariño a esa creación fría pero que al fin y al cabo también tiene una alma propia. Sin olvidarse de una banda sonora perfecta con canciones de Die Antwoord y un gran trabajo, como viene siendo lo habitual, de Hans Zimmer. Neill Blomkamp nos entrega una película entretenida, graciosa y emotiva a pesar de tener algunos fallos que no impiden disfrutarla plenamente.