[Cine] Guardianes de la Galaxia

Crítica de la película Marvel "Guardianes de la Galaxia"

Ficha técnica

Año de estreno: 2014 (14 de agosto 2014 en España)
Duración: 121 minutos
Presupuesto: 170 millones $
Nominaciones: 2 en los Oscars y 2 en los BAFTA
Director: James Gunn
Reparto: Chris Pratt (Peter Quill), Zoe Saldana (Gamora), Dave Bautista (Drax), Vin Diesel (Groot), Bradley Cooper (Rocket Rackoon), Lee Pace (Ronan), Karen Gillan (Nebula), Glenn Close (Nova Prime), Michael Rooker (Yondu)

Resumen

Después de robar una misteriosa esfera, Peter Quill (un ser humano de la Tierra) es perseguido por Ronan, deseoso de apoderarse de esa peligrosa esfera, y con el afán de vengar su pueblo. Para evitar que aquello suceda, Quill tendrá que asociarse con criminales fuera de lo común que a pesar de tener dificultades a tener confianza entre ellos no tendrán más remedios que ir juntos en esa aventura que les espera a través de la galaxia. Para ello, Star-Lord (como intenta hacerse llamar Peter Quill) se juntará con Gamora, la última de su especie y con fuerzas sobrehumanas; Drax, en busca de venganza tras la muerte de su familia, asesinada por Ronan (el malo de la película); Rocket, un mapache que fue víctima de transformaciones genéticas y que tiene ciertas habilidades humanas, como la posibilidad de hablar; Groot, una especie de árbol con forma humanoide con un vocablo muy limitado. Al ser la última esperanza de la galaxia, se harán llamar: los Guardianes de la Galaxia. Ellos se encargarán de salvar la gente de Xandar ante la amenaza de Ronan el destructor.

En una galaxia muy, muy lejana…

Después del gran éxito de Iron Man y Los Vengadores en la Fase 1 del MCU (Universo cinematográfico de Marvel, MCU en inglés), Marvel tenía la ambición de ampliar sus horizontes e ir más allá de los superhéroes más conocidos de la franquicia. Y casi lo han hecho de manera literal, ya que escogieron un grupo de anti héroes que están en la otra punta de la galaxia en comparación con nuestro planeta. Apuesta arriesgada por parte de Marvel en querer hacer una película sobre personajes que son totalmente desconocidos del gran público, y quizás incluso por los fans de películas sobre superhéroes (sean Marvel o DC Comics). Pues casi es todo lo contrario, porque al fin y al cabo, ese grupo atípico que son los Guardianes de la Galaxia es la fuerza de la película y en casi en sí el argumento central vendedor para que la gente vaya a verla. Quill, Gamora, Drax, Rocket y Groot bien podrían ser unos marginados, cada uno por una razón bien distinta, pero ese hecho es el que les ayudará a unirlos juntos y también apoderarse del corazón de los espectadores. ¿Quién, después de ver la película, no querrá tener un “amigo” o animal de compañía como Rocket Raccoon?

Crítica de Guardianes de la Galaxia, la última película Marvel

Aunque nos alejamos bastante de lo conocido en el universo Marvel, ya que aparte de las películas centradas sobre Thor, nunca nos habían sacado de la Tierra, y por lo tanto nos quedaba mucho por ver. Un buen ejemplo había sido Los Vengadores dónde vimos una raza extraterrestre que intentó invadir la Tierra. Por lo tanto, los Guardianes de la Galaxia era la mejor elección que podía hacer Marvel para mostrarnos lo inmensa que es su franquicia y que fuera de la Tierra hay mucho por ver y muchos enemigos potentes.

La película nos introdujo de manera brillante y, sin apresurarnos, en ese nuevo universo que seguramente muchos de los espectadores desconocen del todo. Cada personaje tuvo derecho a su introducción con un breve historial de su pasado, y que mejor manera de empezar con el que estamos más “relacionado” con el único humano (de la Tierra) del grupo, Peter Quill. Por lo tanto, la primera hora de la película sirve más bien para hacernos conocer quienes son esos personajes, pero también por qué y cómo se juntan para formar una especie de alianza. Esa introducción no ralentiza en ningún momento la historia de la película ya que está perfectamente integrado al hilo narrativo. El hecho de que James Gunn, el director de la película, haya optado por empezar de cero y introducirnos los protagonistas, pero también a los protagonistas entre ellos, ha sido la elección adecuada para evitar que el gran público esté confuso y no entiende porque hay un mapache que habla o un árbol gigante que tan solo sabe decir tres palabras. No es por ello que no se han guardado algún que otro misterio sobre el pasado de algunos de los protagonistas. Manera sutil para tener material para las próximas entregas.

Crítica de Guardianes de la Galaxia, la última película Marvel

I am Groot

 Como mencioné más arriba, el equipo que compone a los Guardianes de la Galaxia es de lo más atípico y cada uno de ellos es más peligroso y irresponsable que el otro. Esta claro que de los cinco, mi favorito es sin duda Rocket Raccoon (“interpretado” por Bradley Cooper en inglés) pero la verdad es que todos se valen casi al mismo nivel. Y el gran problema de ese grupo de anti héroes es que lo que les une es también lo que les puede separar. Cada uno de ellos tiene un ego desmesurado, exceptuando quizás a Groot, y cada uno aspira a cosas diametralmente opuestos. Excepto quizás el hecho de pelear con todo o todos los que se interpongan en su camino. Quizás el éxito de la película es el hecho de que los Guardianes saben perfectamente que nos perfectos y no intentan esconderlo y su meta no es necesariamente hacer el bien, si no hacer algo que les convenga. De ahí la gran diferencia con Los Vengadores que son más bien un grupo de superhéroes que se unen para salvar la Tierra y son vistos como personas que hacen el bien. Los Guardianes son primero unos criminales (ladrones y asesinos) que no van a parar de romper la ley porque eso está en sus genes, aunque de vez en cuando salvarán la galaxia de un gran enemigo.

El villano detrás del villano

Aunque el gran villano de la película es Ronan, interpretado por un irreconocible Lee Pace (Pushing Daisies, The Hobbit), acompañado de Nebula, la enemiga de Gamora al que le tiene cierto rencor; se nota bastante que es tan solo una marioneta dentro de un juego mucho más grande y que ya había sido iniciado, aunque brevemente, en Los Vengadores. Aún así, Ronan logró tener cierto carisma y credibilidad durante la película, mostrando que sí era un rival digno para los Guardianes y que no fue nada fácil derrotarlo. En ese aspecto quizás será complicado hacer olvidar las maravillosas prestaciones de Tom Hiddleston como Loki en las distintas películas de Marvel. Pero esa sensación de introducción del universo también se hizo notar en ese aspecto ya que a lo largo de la película, nos machacan con la idea de que en la siguiente entrega, o por lo menos en una futura entrega Marvel (sea o no centrada en los Guardianes) veremos a Thanos en acción, y por fin levantarse de su silla. Por lo menos, James Gunn no cayó en la trampa de introducirnos una multitud de villanos, y se centró en uno para no complicar la trama narrativa para una película que hace tan solo que empezar la exploración del universo que es Los Guardianes de la Galaxia. Y aunque tenemos una buena cantidad de personajes secundarios, cada uno de ellos, interpretados por actores conocidos de la grande y la pequeña pantalla, aporta su granito de arena a la película y le permite expandir un poco la trama de la película y hacerla aún más interesante sin por lo tanto desviarse demasiado.

Crítica de Guardianes de la Galaxia, la última película Marvel

Adiós Vengadores, hola Guardianes

Puede parecer exagerado pensar que con tan solo una película, Los Guardianes puedan destronar a los todo poderosos Vengadores pero en el aspecto del entretenimiento no cabe duda de que lo ha logrado y con creces. Es poco probable, pero no imposible, que los Guardianes de la Galaxia sea más taquillera que Los Vengadores (película que pasó del billón de dólares a nivel mundial) pero el combate en saber cuál de las dos es mejor puede resultar más igualado. El triunfo, en gran medida, de Los Vengadores se basó en lo que se había usado en las películas centradas sobre Tony Stark: el humor y el sarcasmo. En ese aspecto, los Guardianes de la Galaxia cumple perfectamente gracias al equipo atípico que forman los Guardianes. A la cabeza de ellos un tal Rocket Raccoon, que no se muerde la lengua en ningún momento. Ese humor, bien dosificado y nunca exagerado, permite equilibrar el tono de la película en el que debe hacer balanza con la violencia que caracteriza a los protagonistas. Las dos horas que duran la película casi se hacen demasiado cortas tanto nos tiene entretenidos y en aliento, deseosos de saber en que lio se van a meter los protagonistas. Por supuesto no falta la dosis de acción, característica de las películas de superhéroes y cada uno de los protagonistas tiene derecho a su momento de gloria. Pero, lo que hace que se destaquen mucho más los protagonistas de la película de James Gunn, con Los Vengadores de Joss Whedon, es que aquí no tenemos superhéroes, pero más bien anti héroes que no se esconden de lo que son, sino más bien están orgullosos de ser quienes son. Sin olvidarse de ese aspecto de marginados en una galaxia tan grande como la nuestra, pero que quizás muchos de los espectadores que irán ver la película se sentirán fácilmente identificados con ellos, especialmente hoy en día con tantas separaciones culturales.

Crítica de Guardianes de la Galaxia, la última película Marvel

Claro está que ambas películas son muy buenas, pero mi preferencia se decanta sin duda ninguna hacia los Guardianes de la Galaxia. Por todas esas mezclas que mencioné anteriormente y porque si los Vengadores tienen al Hulk, los Guardianes tienen a Groot, ese árbol gigante que puede pasar de eliminar sin piedad a una armada de enemigos a un ser que irradia de bondad.

Conclusión

Podría estar hablando horas de lo maravilloso que es Los Guardianes de la Galaxia y que para mí, es, de momento, la mejor película Marvel (X-Men y Spider-Man no están incluidos ya que los derechos pertenecen a otros estudios) pero no lo haré. Pero para resumir brevemente lo que me pareció la película, es que vale la pena ir a verla; preferentemente en inglés (no solo por Groot). Sus protagonistas, al opuesto de lo que se puede ver en los héroes Marvel o DC Comics, al ser más bien todos unos anti héroes, unos criminales que no dudarían en robar y matar si fuese necesario, y el hecho de que sean unos marginados, al ser muchos de ellos los últimos seres vivos de su especie harán que nos caigan  bien desde el principio. Los primeros minutos de la película marcan bien el tono que hay a lo largo de las dos horas, acompañadas con una genial banda sonora que nos viene de los años 70 y 80 y en la que no aparecen ningún artista del tipo Black Eyed Peas, Beyoncé y demás, pero unos tales Marvin Gaye, Jackson 5 o David Bowie. Y aunque el hecho de que las canciones sean de aquella época tenga una relación con la historia de la película, me pareció una muy buena idea, ya que pegaban perfectamente a cada una de las situaciones, y me hizo pensar en las películas de Quentin Tarantino que también tiene costumbre de desterrar viejas canciones. También las referencias cinematográficas de aquellas décadas fueron norma, ya que son las referencias que tuvo Peter Quill durante su infancia.

Crítica de Guardianes de la Galaxia, la última película Marvel

Los Guardianes de la Galaxia es una película que se adapta muy bien a todos los públicos, tanto como el fanático Marvel que se conoce a todos los héroes, como al público ocasional que le gusta ver de vez en cuando una película con protagonistas superpoderosos. La banda de anti héroes que forman los Guardianes de la Galaxia os harán pasar 2 horas maravillosas, con risas, acción y quizás emocionará también a los más sensibles. Los Guardianes de la Galaxia es sin duda ninguna LA película del verano, y de momento la película del año para su servidor y no es ninguna sorpresa ya que a principios de año estaba en el primer peldaño de las películas que más deseaba ver en 2014. Tiene todo lo que uno puede pedir cuando va a ver una película en el cine, acción, humor y una buena historia. Eso sí, si podéis evitar la 3D mejor, que no vale la pena. La espera fue larga pero valió la pena, 2017 no parece tan lejano ahora.