[Cine] La La Land

La La Land con Emma Stone y Ryan Gosling

Ficha técnica

Fecha de estreno : 13 de enero 2017
Duración: 2 horas y 8 minutos
Presupuesto: 30 millones $
Premios: Ganador de 7 Globos de Oro
Director: Damien Chazelle
Reparto: Emma Stone (Mia), Ryan Gosling (Sebastian), John Legend (Keith), J.K. Simmons (Bill), Rosemarie DeWitt (Laura)

Para el Panteón del Séptimo Arte

Tan solo necesité el tiempo de la primera coreografía para que la película me engulle en su mundo de ensueño y me hace recordar a esas películas de antaño y esos actores todoterreno que sabían actuar, bailar y cantar como si fuera algo tan sencillo como caminar. No es ninguna sorpresa que La La Land dé estas impresiones, ya que justamente se inspira en esos musicales de los años 50-60. Tampoco es que sea un entusiasta absoluto del género musical pero lo que hizo Damien Chazelle es digno de ser calificado como una obra de arte. Estaba tan enganchado a las melodías, ese ritmo sencillo que no para de repetirse a lo largo de la película, su dirección de fotografía y a ese dúo fantástico que son Emma Stone y Ryan Gosling que apenas vi pasar las dos horas que dura la película. Es cierto que la historia en sí no es nada nuevo, pero su narración te transporta a otro mundo, Mia (Emma Stone) es una joven chica que dejó sus estudios y su Nevada natal para instalarse en Los Ángeles con el fin de ser una gran actriz, Sebastian (Ryan Gosling) es un pianista amante del jazz que sueña con tener su propio local de jazz y la vida de ambos no para de cruzarse.

 

La La Land con Emma Stone y Ryan Gosling

Hoy en día es muy complicado que una película sea capaz de sorprendernos por inventar algo nuevo, y aquí no es el caso. La La Land es más bien una especie de homenaje a esas películas de antaño, que apenas se hacen hoy y que el director (Damien Chazelle) adoraba ver cuando era pequeño. Las referencias cinematográficas son más que presentes a lo largo de la película tanto por los lugares (el Teatro Rialto) como de películas (Casablanca, …). Su título se puede interpretar como una doble referencia, más aún si se toma en cuenta el título puesto en español: La ciudad de las estrellas. La película juega en esos dos niveles y resalta la magia y la belleza tanto de la ciudad de Los Ángeles como de Hollywood en general, y es que ambos van muy unidos de la mano y son los artífices de hacer de la ciudad un lugar de ensueño en el que uno puede cumplir sus sueños. Esa pincelada de fantasía es lo que hace de La La Land una película peculiar e interesante. En ningún momento los sueños de los protagonistas son tarea fácil pero su relación (amorosa y artística) es magnificada al vivir en esa ciudad en el que todo es posible, y tenemos la impresión de que lo que viven es un sueño permanente en el que se ponen a cantar y bailar hasta con las estrellas. El impacto no hubiera sido igual si la trama tuviese lugar en cualquier otra ciudad de Estados Unidos. Más aún si tomamos en cuenta la contraposición de la dirección de fotografía en el que los dos protagonistas reflejan un estado propio. A lo largo de la película, Mia viste colores muy saturados/vivos, que tuvo una gran relevancia con la introducción del Technicolor y que se podía ver en películas como Los paraguas de Cherburgo (usado como referencia por el director), El Mago de Oz o Mary Poppins en cierta medida; mientras que Sebastian viste colores muy monótonos, salvo algunas excepciones, siempre viste de blanco y negro. Su indumentaria apoyaba esa pasión que tiene por el jazz tradicional. Chazelle cuidó muy bien cada detalle que puede pasar desapercibido pero, no obstante, tiene un gran impacto visual y ayuda a transmitir ese ensueño en el que viven los protagonistas.

La La Land con Emma Stone

Lo que la música se llevó

Tampoco podría pasar de lado otro de los aspectos cruciales de La La Land: su música. Justin Hurwitz, que vuelve a estar al cargo de la banda sonora después de Whiplash (dirigida por Chazelle) y lo hace de la mejor manera posible. Las distintas canciones y melodías son a la vez de una aparente sencillez, que hasta dan ganas de acompañar tarareando, pero al mismo tiempo tiene un encanto y una fantasía casi palpable que pega como un guante a la película. Muchas veces pasamos de alto la banda sonora de las películas o bien por que no tienen ninguna canción pegadiza o por usar canciones que ya conocemos (para los que les interese ese tema, os invito a ver un vídeo muy interesante sobre las películas Marvel) y por lo tanto no aportan absolutamente nada a lo que vemos. Al tratarse de una película musical, está claro que sí tiene una importancia muy grande como es el caso de Moulin Rouge! o Chicago. En el caso de La La Land, Hurwitz supo darle el buen tono y con pequeñas variaciones casi imperceptibles que permite transportar musicalmente al espectador en ese sueño que viven los protagonistas completando una bucle entre lo visual, lo artístico y lo musical. Pero también les cae como guante a Gosling y Stone ya que se nota que no son cantantes de profesión pero aún así son capaces de entonar bien. Más aún cuando Gosling aprendió a tocar el piano para la película y tuvo por lo tanto que cantar y tocar al mismo tiempo sin la ayuda de un doble. Si al final de la película no sabes casi de memoria la melodía de “City of Stars” es que no le pegaste demasiada atención a la película. De hecho, mientras escribía la crítica no me pude resistir de pasarme en bucle la banda sonora, cuando en general suelo hacerlo sin música para no distraerme.

La La Land con Ryan Gosling

That’s all folks

Si al llegar a este párrafo aún no estás convencido de que tienes que ver esa obra de arte de Damien Chazelle, no puedo hacer mucho más. La La Land lo tiene todo, una dirección, un dúo de actores, una banda sonora e una historia que rozan la perfección. Apenas llevamos quince días en este año 2017 que el nivel ha sido puesto muy alto y será muy complicado que otra película le quite el trono a La La Land. Tan solo Moonlight o Manchester by the sea tienen la sensación de poder realizar esa proeza. La La Land arrasó en los Globos de Oro, con un récord de 7 trofeos de 7 nominaciones, y lo que les queda aún en el camino con los BAFTA y los Oscars. La La Land es de esas películas de las que durante años se seguirá hablando de ella, sus números son impresionantes. En IMDb, ya está en el rango 21 de las mejores películas de todos los tiempos según la calificación de los usuarios. En Metacritic, web que recoge las críticas de los profesionales, tiene un 93 de media basado en 53 críticas, de las que más de la mitad le han puesto un sin falta (100 de 100). Lo mismo o casi en Rotten Tomatoes. Eso sí, es mucho mejor ir a ver la película en versión original por razones muy obvias. Es imposible quedarse indiferente ante esta película, incluso a los que no le gustan el género musical. Hacia tiempo que no veía una sala de cine casi llena un viernes a las cuatro de la tarde.